miércoles, 24 de marzo de 2010

DESCENDENCIA

Nadie marcha conmigo esta noche pero muchos fuegos avivándose en la última niña. Resuenan las trompetas, se oyen los órganos provenir, ascienden las escalinatas el humo como en motines, y lo más honrado es respetar su misma imagen, acaso presenciar la lid, postergar la paz, ofrecer la sed, y ser arrojados con un tesoro en el tono más sostenido de las aguas, pero nunca volver la vista atrás, al menos no hacia la mañana que muere colgada de los árboles.

Es el beso el que merece ser vivido y no así tanto los labios. Es ésta la ceremonia clandestina de mi existencia, invoco. Y no una oración sorda, despojada, miserable. Su invasión sin embargo a fuerza de cargar sobre las espaldas, la cruz en llamas de alguna tarde y también, como tierra no hallada, con la sombra en fuga de una gran nube pasajera, procedente del destierro.

Soñado. Soñado soy desde mis muertos y pasan los carromatos, hienden sus ruedas, uno a uno, sobre lo barrizales, con certero pulso de blasfemia femenina. Soy el árbol del que echaron a volar todos los pájaros y me embriaga, como buen perfume, la amargura. Soy el arrojo desprendido que ha de crecer ardiendo contra el asedio. Soy la raíz que festeja su presencia bajo la lluvia. Soy la piedra en quien se afilan los machetes, el agua donde se templan las espadas. Hoy todo quisiera escapar de su forma, arañar otros límites, devastar las extensiones donde no cabe una duda. Soy el conjuro en la partida de los viajes errantes. Soy el verano que contempla cómo se pudren los racimos. Soy la amatista, el rubí, la esmeralda, el zafiro que pierde vigor engastado en la corona de los monarcas. Soy el fruto del que se alimenta, para no desfallecer, el odio, sal que agota las necesidades. Soñado. Soñado soy en las cumbres no sospechadas por la mirada ciega de los lagos durante un invierno.

A ti me entrego, bebe mi sangre. La hembra ofrecida en sacrificio soy ante la oscura palabra.

2 comentarios:

Ondiviela dijo...

¿Donde está el cineasta audaz, que ponga imágenes a este texto subyugante, angustioso, inquietante, pero a la vez mágico y misterioso, que nos atrae con la fuerza de todos los imanes del mundo?
¡Nude, tu puedes!

Nude dijo...

Sigo con problemas de audio,pero no cejo en mi lucha!Gracias por la confianza.