lunes, 24 de enero de 2011

Un poema de Asier Triguero

LUNA LLENA
Su luz tira de mis párpados e intenta abrir mis ojos que tiemblan en un gesto cansado.
Llena de mí, desde arriba, con su blanquecina y fantasmal proyección, se burla con la
superioridad del que apunta con un arma a la sien de su lacayo.
Me dice, a través de la ventana: ¿Qué coño haces ahí, chico? ¿Qué coño pretendes? No eres de
esos, no es tu hora, no pretendas ser lo que no eres. Tú yo sabemos a quién perteneces.
Me jode y me horroriza, porque en el fondo, la muy puta tiene razón.
Mientras, espectros de lo que soy, quiero llegar a ser y aún no sé si soy porque les doy la
espalda, revolotean como murciélagos alrededor de mis palpitantes sienes.
Su agudo chillido y su ciego volar lanzan imágenes que no pido, que no quiero.
Agito mis temblorosas manos entorno a mi cabeza.
Luna llena de mí, alta, mórbida, poderosa.
Aprieta el gatillo, haz lo que tengas que hacer y déjame en paz de una puta vez.
Tan sólo intento ser, sin cagarla demasiado.

Asier Triguero

1 comentario:

parrapa dijo...

Muchas gracias Javier. Un saludo, nos vemos en los bares.