viernes, 25 de febrero de 2011

Un poema de Asier Triguero



LAS DOS EXISTÍAIS, CREO

Fui infiel a una novia que no tenía.
Besé unos labios que no existían.
Viví una vida que no quería.
Todo,
mientras dormía.
Y ahora,
despierto,
no sé aún lo que es cierto.
Porque dormido,
se presentó como verdad
esa sencilla felicidad
del beso prohibido.
Duerme, duerme, duerme,
y despierta confuso
para que cada vez se haga más obtuso
la distinción entre ficción y realidad.

Asier Triguero

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Duerme tranquilo, y a ser posible...ni sueñes ni escribas.

Nude dijo...

Sueña,sueña!!....

"La huella de un sueño no es menos real que la de una pisada"

George Duby

Asier Triguero dijo...

Gracias Nude por tus agradables palabras... Siempre seguiré mis propias huellas.
Un beso